Un blog de moda que va más allá de la moda

viernes, 11 de julio de 2014

domingo, 29 de junio de 2014

Graceland

Hace unos meses dedicamos un post a la ciudad de Memphis. ¿Recordáis que os prometí llevaros a Graceland? Pues hoy quiero enseñaros este rincón de Memphis que, sin duda alguna, hay que visitar.








Todo un amplio recorrido por la casa en donde el Rey del Rock vivió los mejores años de su vida y un templo para sus fans. Visitar Graceland es sentir la que fuera la casa en el mismo estado en que Elvis la dejó, con la decoración elegida por él, y tocar de cerca un trocito del mito. Elvis compró la casa en marzo de 1957 como regalo a sus padres, convirtiéndola en su residencia habitual, un lugar en el que siempre se reunía con amigos y en donde tenía desde varias salas de juegos a una sala con 3 televisiones.





















El tour comienza en la casa y te lleva por toda la parte baja de la casa, ya que Elvis mantuvo siempre en la intimidad la parte superior. Su hija quiso respetar esta decisión y abrió al público todo menos las habitaciones personales de la planta de arriba. Aún así, ver Graceland emociona, dicen que Elvis era muy casero y le encantaba recibir a los amigos en casa, y así se traduce su hogar,  un lugar acogedor del que nunca te moverías.

























No sólo puedes visitar la casa, sino que también recorres diferentes salas en las que se guardan todo tipo de objetos sobre Elvis: fotografías, vestuario personal y de sus films, objetos de merchandising, premios, galardones, discos, posters... Una interminable colección de recuerdos sobre el as de la canción.












Por supuesto, el recorrido finaliza en el jardín, en donde encontramos las tumbas del hermano gemelo de Elvis, muerto al nacer, y las de sus padres, su abuela y por supuesto, la de Elvis.Todo un río de recuerdos y flores llegados desde distintos puntos del mundo homenajean al artista y es impresionante verlo.



Pero aquí no acaba todo, porque como os decía ir a Graceland es dedicarle casi un día entero a recorrer todas y cada una de las zonas que recorren la vida de Presley.


Una vez vista la casa, recorreremos el resto de museos dedicados a Elvis que están orientados a diferentes épocas de su vida y que cuentan con muchos más recuerdos entre ellos como el su colección privada de coches y aviones.
















Y no olvidaremos hacer parada en todas las tiendas porque si buscas merchandising que comprar sobre el cantante... ¡¡¡este es tu lugar!!!! Incluso si quieres llevarte a casa una imitación de alguno de los trajes más míticos de Elvis por un "módico precio". Y si no quieres comprar nada no olvides que además todas las tiendas tienen pequeños museos en donde continúan exponiendo el resto de vestuario de Elvis.