Un blog de moda que va más allá de la moda

jueves, 29 de enero de 2015

De compras por Cleveland


 Hoy viajamos hasta Cleveland, en el estado de Ohio (EEUU). Quizá pocos de vosotros conozcáis algo o nada sobre este destino, pero en 2005 fue elegida como una de las ciudades más habitables de EEUU. Entre sus atracciones turísticas más destacables está el Rock & Roll Hall of Famedel que ya os hablé en el post que podéis recordar aquí. Simplemente por este museo la visita a Cleveland ya es imprescindible. 



Pero dejando atrás sitios y lugares que visitar vamos a hablar de las zonas comerciales. Comenzamos por The Arcade, un edificio de cinco galerías conectadas de diez pisos con entradas en dos de las principales calles de Cleveland.  En mayo de 1890, The Arcade abrió sus puertas como uno de los primeros centros comerciales interiores en América y fue financiado por muchos de los empresarios más ricos a la par que queridos de Cleveland, como por ejemplo John D. Rockefeller. Conocido como Cleveland Crystal Palace, es uno de los monumentos más conocidos de Cleveland y que ncluye el hotel Hyatt Regency de Cleveland.




Con más de 100 años a sus espaldas ofrece boutiques de trajes a medida, servicios y restaurantes. Si buscas comprar a lo grande o es tu sitio, ya que es un lugar para deleitarse, un lugar histórico que te transporta a siglos pasados. Un edificio precioso en el que las tiendas que quedan son una mera anécdota de lo que fue. Por desgracia la mayoría de ellas están cerradas. Pero es fantástico imaginar el ajetreo que pudo haber en sus pasillos en otras épocas y merece la pena pasear un rato por sus galerías y apreciar su arquitectura.



The Tower City Center ,situado a tan solo unos 5 minutos de The Arcade, es un centro comercial con muchas tiendas de accesorios económicos, zapaterías, perfumerías... y algunas tiendas típicas y destacables como Foot Locker, Victoria´s Secret, o Jones New York. Un centro comercial de los de toda la vida con zona de restauración y cines. Conectado directamente con el Hotel Ritz Carlton, tiene una torre mirador en donde se puede subir para observar una de las mejores vistas de la ciudad. 

 










Como dato interesante tenéis que saber que el Festival de Cine de Cleveland se celebra aquí cada año y que (alerta para los mas frikis)  os gustará saber que sus exteriores fue una de las localizaciones de la película Los Vengadores (2012) en la escena en la que Loki lucha contra el Capitán América e Iron Man delante de un gran grupo de ciudadanos arrodillados. Aquí  la escena en cuestión: 







Finalmente, paseamos por la East 4th St.  Diversión, entretenimiento, conciertos, buenos restaurantes y zona de ocio donde las haya. El lugar perfecto para acabar el día. En este vecindario podrás encontrar una de las tiendas más recomendables para comprar camisetas en Cleveland CLE Clothing Co. y el famoso House of Blues para pasar una noche escuchando música en directo y cenando en la mejor compañía.






Ya veis que Cleveland tiene su encanto y puedes guardar muy buen recuerdo de ella si la visitas un par de días. Próximo destino: Niágara!!! 

Mientras, podéis seguir recordando otras rutas conmigo:



jueves, 22 de enero de 2015

Rock and Roll Hall of Fame


 Quizá en vuestras agendas de próximos viajes no tengáis apuntado viajar a Cleveland (Ohio). Sin embargo, es una parada esencial si visitas esta zona de Estados Unidos y sobre todo, si eres un amante de las grandes carreras musicales y los míticos nombres del Rock&Roll. En esta ciudad encontramos una de las mayores atracciones turísticas del estado: el Rock and Roll Hall of Fameun museo que incluye siete pisos de exposiciones en los que ir recorriendo la historia de la música a través de vestuario y toda clase de objetos. Se puede ver material desde los pioneros del rock and roll como Chuck Berry, James Brown, Ray Charles, Jerry Lee Lewis o Elvis Presley hasta nuestros días. La lista es tan amplia que es fácil dejarse llevar entre partituras, guitarras, instrumentos, ropa, cartas, fotografías y muchas mas curiosidades de grupos y cantantes como Led Zeppelin, Donna Summer, The Beatles, Van Halen, Michael Jackson, Pink Floyd, Janis Joplin, U2, Bee Gees, Queen, The Rolling Stones, AC/DC, Madonna, Marvin Gaye, Martha and the Vandellas, Paul Simon, Jimi Hendrix, Ramones, The Police, John Lennon, Bruce Springsteen, Elton John, David Bowie, Aerosmith, The Who, Guns N' Roses, Red Hot Chili Peppers, The Doors,  R.E.M,  Sex Pistols, Nirvana, Kiss, The Supremes...


Si te gusta la música no puedes dejar de visitarlo. Además de las exposiciones permanentes puedes encontrarte exposiciones temporales y especiales. En el momento que lo visité tuve la suerte de que hubiera una retrospectiva sobre los 50 años de los Rolling Stones (hace algunos posts que os la enseñé). En esta ocasión, como siete plantas dan para mucho, os traigo una selección de algunos de los objetos que podemos encontrar en esta joya de museo.

10 - Guantes de Iggy Pop



9 - Sombrero de Eminem

8 - Traje de The Beach Boys




7 - Traje de Jimi Hendrix

 6 - Camisa de Boy Scout de Jim Morrison


5 Gafas de Roy Orbison

 4  Zapatos y accesorios de Madonna


3 - Traje utilizado por John Lennon en la portada de Sgt.Pepper´s


2 - Traje de David Bowie 



1 - Guante y chaquetas de Michael Jackson


Y entre emblemáticas prendas que todos tenemos guardadas en la retina como los estrambóticos trajes de James Brown o los glamourosos vestidos de los años 60 llenos de plumas y lentejuelas de The Supremes llegamos a iconos de los 90 como Pamela Anderson. El Museo expone el traje utilizado para una de sus más famosas portadas en la revista Rolling Stones así como el traje de guerrera que vistió Jennifer Lopez para la misma publicación en 2001.





Como el Rock and Rock Hall of Fame es bastante grande lo recomendable es dejarte al menos un par de horas o tres libres para disfrutarlo sin prisas. Finalmente lo ideal es pasar un buen rato en la tienda del museo en donde puedes encontrar desde vinilos, cd´s, libros, dvd´s, camisetas y todo tipo de merchandising de tus ídolos musicales de ayer y de hoy. Para cualquier amante de la música  recorrer sus salas es un auténtico placer y en cierto modo, una vuelta al pasado.