miércoles, 11 de febrero de 2015

Irene López Assor analiza la firma de Marilyn Monroe

 Irene López Assor, la "psicóloga de la tele" y una profesional como la copa de un pino (a quien siempre es maravilloso escuchar, y ahora leer) saca libro para ayudarnos a ser más felices a través de la grafología. Un método claro y sencillo para que mejoremos todos los aspectos de nuestra vida a través de la escritura (porque por si no lo sabíais la forma en que plasmamos las letras en papel tiene un significado).



Psicóloga y experta en grafología con una amplia experiencia en consultoría enfocada a personas, empresas, proyectos y medios de comunicación, Irene imparte cursos, seminarios y conferencias y ha colaborado en diversos programas de radio y televisión como Las mañanas de Cuatro, El programa de Ana Rosa, Sálvame y De buena ley. También ha escrito artículos para revistas como Cosmopolitan, Vivir Bien y AR, entre otras.


GRAFOLOGÍA PARA LA FELICIDAD tiene como objetivo analizar nuestra forma de escribir para descubrir aquellos rasgos de nuestra personalidad que no nos ayudan a sentirnos bien. A través de nuestra letra (su tamaño, su forma, su altura, los márgenes...) podemos descubrir cómo somos y nuestra facilidad o dificultad para relacionarnos con los otros. A día de hoy son muchos los departamentos de Recursos Humanos que se basan en esta técnica para contratar o no a un posible empleado por lo que no está de más conocer un poco más sobre el tema. Con este libro, un folio en blanco y un bolígrafo se pueden averiguar muchos rasgos de la personalidad para corregirlos o potenciarlos. He aprovechado la presentación de su libro para preguntarle a Irene un poco más sobre esta técnica y proponerle un reto: que nos analice la firma de uno de los mayores iconos del siglo XX: Marilyn Monroe. ¿Quieres saber qué nos contó? Sigue leyendo...


Irene, ¿Qué es la grafología? 
La grafología es una técnica dentro de las proyectivas que trata de analizar por los rasgos de la escritura la personalidad del individuo. Se han hecho numerosas investigaciones para darla más rigor científico, y aunque no ha llegado a considerarse como ciencia, sí que está muy valorada en países como Francia y Suizaen donde se estudia la carrera de Grafólogo, ya que optan a puestos de trabajo en empresas en el área de selección de personal, sobretodo.

¿Cómo comenzaste en ello?
Comencé a los 7 años, de manera lúdica, ya que mi madre era grafóloga y lo fui aprendiendo casi sin darme cuenta, después estudié cuatro años en el Instituto Español de Técnicas Psicografológicas con el maestro Xandró, que junto con la licenciatura de psicología hacía un pack perfecto a la hora de analizar la conducta humana.

¿Cómo se aprende?
La técnica es muy sencilla, sólo tienes que tener un factor imprescindible, la capacidad de observación, ya que todos los rasgos, por muy pequeños que sean nos dan información y por otro lado, la capacidad de empatizar con las letras, igual que cuando atiendes en consulta y tienes que empatizar con tu paciente. Es algo que ya se aprende con la práctica, dejarte sentir la letra. Ese es el factor imprescindible para hacer una buena interpretación.

¿Qué puede decir nuestra escritura de nosotros?
Con la grafología se puede hablar de tres grandes áreas: inteligencia, voluntad y comportamiento. En la primera, rasgos como velocidad de pensamientos, lógico o intuitivo, capacidad de análisis y toma de decisiones, memoria, capacidad de atención, orden externo e interno, etc. En la segunda área, la voluntad, la referimos sobretodo en el aspecto laboral, si tiene o no claro los objetivos, capacidad de liderazgo, calidad en la ejecución de trabajo, sumisión, prevalece cantidad o calidad, relación con los compañeros, etc. Y por ultimo en el comportamental vemos como se comporta el individuo en su vida más personal y qué diferencias hay con la social, la nobleza, bondad o maldad, señales de masoquismo, las emociones, la ira, los miedos al futuro o al pasado, cómo es su grado de compromiso con la pareja y con lo que hace, cómo se relaciona con su familia de origen etc.…


¿De qué depende nuestra forma de escribir? ¿Influye nuestra personalidad o estado de ánimo en ella? 
Nuestra forma de escribir depende de nuestra personalidad, que va cambiando en muchos casos con los años, ¡por eso vemos como nuestra letra cambia! También depende de las cosas que nos pasen y por tanto en nuestro estado de ánimo y también en la forma de percibir la vida.

¿Cambia nuestra forma de escribir a lo largo de los años según cambia nuestra personalidad o se debe a otra cosa?
Cambia la letra porque cambiamos nosotros mismos, cambiamos porque crecemos, sino tendríamos la letra de un niño de 7 años.  También a medida que nos hacemos mayores la letra se puede deformar mucho. Al igual que pasa con ciertas profesiones donde la letra deformada es muy habitual, como son los médicos.

¿En qué te fijas para hacer tu estudio de grafología?
Para hacer un informe me fijo lo primero en cómo está distribuido el texto, si está más a la izquierda o derecha, la cantidad de letras o palabras que pone, cómo ocupa el espacio. En esa primera visión ya tenemos mucha información de la persona. Una vez que tengo el esqueleto mental de cómo es, empiezo a analizar los rasgos más llamativos como la “T” si es alta, que implica liderazgo, y de ahí ya paso a las áreas y voy definiendo como es la persona.

Y por último, sabes que uno de los mayores iconos del blog es Marilyn Monroe… ¿Te atreverías a darnos unas pinceladas sobre su personalidad viendo su firma?



- La letra de Marilyn Monroe, mejor dicho la firma, nos indica muchas cosas de ella, sobre todo las m del principio. Si nos fijamos, tienen triple giro, la m dignifica la familia de origen y el triple giro un exceso de acaparar atención, lo que denota un deseo intenso de ser amada.
- Si seguimos viendo, el recorrido de la letra casi no descansa, es decir, es una letra muy ligada, que significa una necesidad de sentirse acompañada. Su inclinación de las letras en su nombre (sobre todo la l a la derecha) indica impulsividad, a veces excesiva, por lo que no ser correspondida podía provocar ciertos episodios de angustia y depresión.  
- Los rasgos de tipo paranoide los podemos ver en el rasgo inicial de las m de su nombre y apellido. Vivía dos realidades, las dos de manera muy intensa, lo que podía provocar una ruptura interna y falta de decisión.
- La realidad más practica la vemos en la yEste mismo rasgo habla de una gran pasión por su sexualidad, muchas veces siendo la pasión lo único que la movía para sentirse viva.
- Así mismo, podemos observar la poca distancia entre el nombre y el apellido, lo que indica el miedo a la soledad y la necesidad de sentirse siempre acompañada. Debía tener muchos fantasmas en su cabeza ya que existen rasgos como  la primera a que vemos como hay un pico en la zona superior indicando cómo su yo interior era “machacado” por ella misma.
- Muy analítica con todo y con todos y de carácter obsesivo para estar como ella deseaba que estuvieran las cosas. 


Sin duda alguna, un análisis muy conciso y acertado sobre la complicada personalidad de la actriz más mítica de Hollywood. Para todos aquellos que hemos leído mucho sobre ella es alucinante ver cómo su firma cuenta tanto. Y quién sabe qué hubiera pasado si el libro de Irene hubiera caído en las manos de nuestra rubia favorita (recordemos que Marilyn era una ávida lectora) quizá si hubiera seguido sus consejos podríamos haber disfrutado de su magia en la gran pantalla durante mucho más tiempo del que la tuvimos...¡Irene, muchísimas gracias por tu análisis grafológico!


Ahora bien, si te has quedado con ganas de más y tienes curiosidad por conocerte mejor y conocer mejor a los que te rodean este es tu libro, una lectura muy recomendable y amena que te va a dejar ¡con la boca abierta! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario