lunes, 7 de marzo de 2016

Cómo hacer tónico facial de agua de arroz

 Las que me conocéis sabéis que normalmente tengo una piel bastante blanquita. Herencia genética, cuidados personales, gran ingesta de frutas y verduras y no abusar del sol quizá tengan que ver en ella. Muchas veces me preguntan qué hago par mantenerla así y la verdad que, sinceramente, creo que sería volver a repetir las lineas iniciales de este post aderezando con que quizá he tenido suerte igual que otra nace con unas piernas espectaculares.

Sin embargo, hoy quiero compartir un secreto que yo ya conocía hace tiempo y que el otro día una señora me comentó de nuevo y que quizá os ayude a conseguir una piel más bonita: es el uso del agua de arroz en la piel.



El agua de arroz es un tónico hipoalergénico que nos ayuda a calmar irritaciones, favorece la eliminación de impurezas y las manchas, combate el acné y el exceso de brillo y disminuye la apariencia de los poros abiertos. Es conocida como uno de los mayores secretos de belleza de la piel en las mujeres asiáticas, que ya sabemos que tienen una piel envidiable debido a que el agua de arroz tiene un efecto blanqueador en la piel..

Es muy fácil de preparar y  resulta bastante económico ya que se prepara con ingredientes que solemos tener en casa.

Qué necesitas:

- Un recipiente con tapa para mezclar el arroz y el agua o un cazo para hervirlo.

- Media taza de arroz orgánico.

- Un vaso de agua destilada.

- Un escurridor o colador.

Modo de elaboración: 

- Mezclar el agua y el arroz en el recipiente, taparlo y dejarlo reposar durante toda una noche, pasada la noche cuela el contenido para obtener el tónico.

- Hierve el arroz en agua, tras ello cuela el líquido que queda y tendrás exactamente el mismo resultado.




- La mezcla puede durar una semana o dos. Al cabo de este tiempo tíralo y renueva. 

Modo de aplicación: 

- Usa un disco de algodón. Sumérgelo en el agua de arroz y pásalo por todo tu rostro y tu cuello;

- Aplícalo a toquecitos y deja secar. 

- Antes de su aplicación la piel debe estar perfectamente limpia. 


Si eres constante, en poco tiempo notarás los resultados y no tendrás nada que envidiar a esas pieles tan luminosas y sin imperfecciones que sólo vemos con photoshop de por medio.